Cinco pasos para encontrar el trabajo de sus sueños

El trabajo es un espacio para darle sentido a nuestros talentos y anhelos.

1. Visualice su sueño

Ver para creer” dice el dicho. Sin embargo, cuando se trata de construir un proyecto de vida y profesional, en realidad debemos decir: Creer para ver. El primer paso para emprender el camino que nos va a dirigir a la ocupación que deseamos es visualizarla. ¿Qué se ve usted haciendo dentro de 2, 5, 10 años? Esta pregunta es muy importante porque le agrega perspectiva a su proyecto, le ayuda a determinar qué va a necesitar para realizarlo, qué tan lejos se encuentra de esa posición deseada y la energía que necesitará para conseguirla. 

Puede ser que su sueño sea tener una alta posición en una empresa multinacional de renombre, o en una empresa muy especializada en algún tema que le apasione. También puede ser que usted sueñe con tener una empresa propia o ejercer su profesión libremente y obtener por ello reconocimiento. También puede ser que no lo motive tanto el renombre pero que quiera crear su gran obra. 

En fin, basta con cerrar los ojos e imaginar qué estaría haciendo usted en un mundo perfecto. ¡Utopía! Pensará. Si, puede ser. Pero lo cierto es que miles de casos demuestran que las utopías pueden convertirse en realidad si enfocamos toda nuestra energía en ello. El camino no será fácil. El único sitio donde Éxitoestá antes que Trabajoes en el diccionario. 

2. Analice el contexto

Cuando se haya permitido visualizar su sueño, será hora de analizar el contexto del mismo. No por ser sueño debe estar desapegado de la realidad. Si es así (por ejemplo, su sueño es ser el primer ser humano en visitar el planeta Plutón), deberá devolverse y ser honesto con usted mismo, pues está más bien boicoteando su posibilidad de soñar. Algo le está impidiendo visualizar la vida que usted quiere y que se merece.  

Si ya logró verlo, entonces es momento de identificar su contexto. ¿Se trata de un proyecto empresarial? Bueno, entonces hay que hacer un plan de negocio con todos los elementos necesarios: idea del negocio, de la industria, análisis financiero y de inversión, análisis comercial, etc. Este es un buen momento para asesorarse o prepararse llevando algún curso de apoyo al empresarialismo. 

Si su proyecto es desarrollar una carrera profesional en una empresa, es el momento de identificar cuáles empresas calzan con sus expectativas, en cuál área le interesa desarrollarse y qué condiciones se necesitan para ello. Algunas empresas publican bastante información en sus sitios web. Otras no… así que habrá que ser creativo. Haga una lista lo más amplia posible de las empresas en las que le interesaría trabajar y ordénelas en orden de prioridad.

 3. Mida la distancia

Como bien dijo Facundo Cabral: …”Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente. No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor”. Aunque no siempre sentimos que tenemos la opción de hacer lo que amamos, debemos entender que esta situación nos impone un nivel de estrés y frustración que de una u otra manera terminamos pagando. Cuidado con las escusas que me pongo a mi mismo/a para no cambiar mi vida, para no acercarme a lo que me hace verdaderamente feliz, para no pagar el precio…

Cuando hacemos lo que amamos estamos permitiendo que nuestro talento se desarrolle a su máximo potencial, que siempre será una espiral creciente porque cada vez aprendemos más y rompemos nuestras propias fronteras. Un buen indicador es que cuando amanos lo que hacemos casi no nos cansamos, porque el estímulo es tal que me energiza en lugar de cansarme. Si termino cada día agotado, debo hacerme la pregunta inevitable. ¿Amo lo que hago?

Entonces, como ya para este punto hemos visualizado nuestro sueño y sabemos qué tendríamos que estar haciendo para ser felices; es hora de analizar la brecha, de identificar lo que me separa de ello. ¿Soy yo mismo/a el obstáculo, (no me la creo)? ¿Necesito fortalecer mis conocimientos y/o mi experiencia? ¿Tengo que cambiar un montón de cosas en mi vida? ¿He estado buscando en la dirección correcta? ¿He tenido mala suerte o tomado malas decisiones? Compare lo que está haciendo con aquello que querría hacer y analice la distancia que hay entre las dos posiciones. 

3. Haga un plan

Cuando haya podido identificar la distancia que hay entre su posición actual y el lugar que visualizó en su sueño, es momento de hacer un plan. Si su interés es desarrollarse en una empresa y actualmente está desempleado (o no), lo mejor será orientar su búsqueda hacia empresas que le interesen y en las áreas de ocupación donde pueda expresar su talento y hacer lo que le gusta. También, será importante tomar acción con respecto a las áreas que necesite fortalecer para abrirse estacio y poder aprovechar futuras oportunidades, por ejemplo, terminar de estudiar, estudiar más, pasar un tiempo aprendiendo sobre algo nuevo, etc. 

Si su sueño es tener su propia empresa y ya hizo su plan de negocio, es hora de ponerlo en marcha. Recuerde, no siempre tiene que hacer todo solo/a. Cada vez más hay más fuentes de apoyo al empresarialismo. Investigue, asesórese, busque apoyos. 

4. Despacio porque hay prisa

De nuevo, el único sitio donde Éxitoestá antes que Trabajoes en el diccionario. Si ha logrado visualizar su sueño y se ha decidido a comenzar el camino que lo llevará a eso, podrá entonces disfrutar cada paso en el camino, inclusive los obstáculos y caíldas inevitables. Éstas le darán experiencia y enseñanzas. La clave es que siempre tendrá energía disponible y renovable para seguir adelante en su proyecto de vida.  

Si a pesar de estos consejos no ha podido encontrar el camino para el trabajo de sus sueños, entonces es importante que busque ayuda. Hable un poco de sus cosas, de sus temores y anhelos con alguien de confianza. Tómese su tiempo y atrévase a soñar un poquito, poquito a poco. Explore en su creatividad (todos la tenemos) y enfoque su energía en algo que le traiga satisfacción en el corto plazo. La inspiración genera más inspiración. “… porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente…”. Asegurese de no ser usted el que se interpone en su propia felicidad. Una vez que cuente con usted mismo/a habrá dado el paso más importante. 

Sol Echeverria