Seis claves para alinear la fuerza laboral a la estrategia

La era del conocimiento ya quedó atrás. Ya pasaron los tiempos en que la organización con mayor acceso al conocimiento se quedaría con el premio más grande. Hoy en día el conocimiento está al alcance de todos con sólo un clic. Por sí mismo no representa un factor diferenciador fundamental. 

Ahora estamos en la era del talento. El capital humano es el nuevo impulsor del valor en las organizaciones, pues son las personas quienes pueden usar el conocimiento para crear valor por medio de la innovación, la creatividad y la disciplina.

Para poder sobresalir (o incluso sobrevivir), cualquier organización debe contar con una estrategia que defina los objetivos y acciones necesarios para alcanzar el éxito. Pero para ejecutar adecuadamente la estrategia hay que poner en marcha, con mucha disciplina, las acciones que son producto de los acuerdos y compromisos fijados. 

Para alinear a la fuerza laboral con la estrategia se requiere: 

1.    Identificar cuáles son los roles clave:En todas las organizaciones hay roles clave que, por su impacto en el giro del negocio, tienen más peso relativo en el camino hacia la excelencia y los logros. Es fundamental conocer cuáles son esos roles y asegurarse de contar con personas con el talento adecuado para desempeñarlos.

2.    Crear estructuras:Los seres humanos necesitamos guías y encuadres para desarrollar nuestro potencial y canalizarlo hacia los mejores resultados. Los sistemas de gestión, procedimientos y normas con que cuente la organización permitirán a su gente dar su mejor desempeño. ¡Las reglas del juego deben estar claras!

3.    ¡Comunicar, comunicar, comunicar!:Somos seres profundamente sociales, y por tanto nuestro comportamiento se ve muy influenciado por los mensajes (manifiestos o latentes) que recibamos de los otros. Brindar reatrolimentación sobre los avances, comunicar los cambios, logros y retos es fundamental para que todas las personas en la organización vean hacia el mismo norte.   

4.    Recompensar:El reconocimiento es el mejor estímulo para que una persona quiera desarrollarse cada vez más y trabajar fuerte por objetivos comunes. La recompensa (emocional y material) es un ingrediente clave de la buena gestión. 

5.    Apoyar:el talento multiplica al talento. Cuando una persona le dedica su atención a otra y le brinda apoyo para que desarrolle su potencial, se está creando una cadena de talento que es la base del crecimiento de las organizaciones, las comunidades y la sociedad. Por eso el coaching, el mentoringy en general el liderazgo son críticos para motivar y desarrollar un ambiente de crecimiento y competitividad. 

6.    Crear la cultura y el ambiente correctos:La cultura es el conjunto de creencias y valores compartidos que determinan la mentalidad y el comportamiento de un grupo social a lo largo del tiempo. Estos valores y creencias existen a través de una red de relaciones humanas que son parte del capital humano de una organización. Los líderes modelan y moldean esos valores, y logran crear un ambiente adecuado para que esas relaciones sean positivas, productivas y enriquecedoras.

Sólo las personas con su talento pueden convertir los planes en una excelente ejecutoria. Darle un espacio central a lo humano en las organizaciones es, hoy en día, el factor más importante para el crecimiento y la sostenibilidad de cualquier organización, en cualquier sector o industria. 

Inversamente, nada puede destruir más valor o atentar más contra el crecimiento sostenido que menospreciar el capital humano. Por esta razón, la próxima vez que trabaje con su equipo gerencial los objetivos de su negocio, pregúntese cuánto enfoque le está dando a su fuerza laboral, y podrá saber si tiene buenas posibilidades de quedarse con el premio más grande. 

Sol Echeverria